La gran cantidad de costa y de playas que existen en España son uno de los grandes atractivos para los turistas que visitan el país, especialmente en los meses de verano, en los que el clima es especialmente agradable e incluso caluroso, con lo que se aprecia la posibilidad de poder refrescarse y relajarse en el agua.

Por otro lado, hay una gran cantidad de habitantes que prefieren refrescarse y combatir el calor con la comodidad que ofrece una piscina, más si cabe si se trata de una piscina particular en que poder disfrutar del agua de forma íntima y personal, en la compañía que se desee.

Existen multitud de tipos de piscinas particulares para poder satisfacer las necesidades de todo tipo de usuarios y las particularidades de cada domicilio y espacio de exterior en que sea instalada.

En Sant Cugat, la ciudad catalana situada en la comarca del Vallès Occidental, se pueden encontrar multitud de piscinas particulares entre las viviendas que conforman la geografía de la ciudad, en la que sus usuarios disfrutan del buen clima y se refrescan en compañía de amigos y seres queridos.

Una de los tipos de piscina más recurrentes en la ciudad vallesana son las piscinas de fibra en Sant Cugat, un tipo de piscina altamente demandada debido a sus grandes características y ventajas frente a otros tipos como las piscinas portátiles o de obra.

Este tipo de piscina se fabrica previamente, en diferentes tamaños y modelos estandarizados, con lo que el usuario interesado en su compra e instalación debe medir el espacio de exterior o de jardín en que desee instalarla y adquirir el modelo adecuado para la superficie de su domicilio.

La instalación de las piscinas de fibra en Sant Cugat es, lógicamente, mucho más sencilla que la de las piscinas de obra, ya que no debe ser construida in situ, sin requerir grandes obras.

Una de las ventajas que ofrecen las piscinas de fibra en Sant Cugat respecto a otros tipos de piscina es que, al estar construidas en una sola pieza, garantiza que no puedan existir fugas de agua, asegurando así un rendimiento óptimo y un gasto energético mínimo, lo que repercute de manera positiva a la economía doméstica de sus propietarios.

Las piscinas de fibra en Sant Cugat, además, son válidas tanto para sistemas de cloro como de agua salada, con lo que se reducen los gases y los químicos usados en su limpieza y purificación, reduciendo significativamente también el impacto que tiene la piscina y su mantenimiento en el medio ambiente, resultando así una piscina más limpia y ecológica que otras opciones.